viernes, 27 de marzo de 2020

NOTA CON FOTO Y SUMARIO

No caer en pánico, ni  tomar a
la ligera Covid19:especialistas
Texto: Beatriz García/Fotografía: Angie García.--Aunque se ha hablado mucho del Covid-19, comúnmente conocido como coronavirus, la importancia radica en hacer caso a lo dicho por expertos en el tema, pues, aun cuando es inevitable tener pérdidas, lo que se busca es tener las menos posibles, sobre todo si se trata de la vida misma, coinciden especialistas.
El 11 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el nombre oficial de la enfermedad que está causando el brote del nuevo coronavirus 2019 y que surgió en Wuhan, China. El nombre de la enfermedad es “enfermedad del coronavirus 2019”, y se abrevia Covid-19, se lee en la página web de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), donde se habilitó un espacio dedicado al tema, a cargo del Comité Universitario de Vigilancia y Prevención del Covid-19.
Este espacio también dice que, el Covid-19 es una nueva enfermedad, causada por un nuevo coronavirus que no se había visto antes en seres humanos.
Para este no hay vacuna y, como todas las enfermedades virales, no se cura con antibióticos. Su tasa de mortal
idad es relativamente baja y los expertos consideran que por cada paciente infectado habrá 2.5 personas contagiadas, indica Samuel Ponce de León, coordinador de la Comisión especial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para la investigación del Covid-19.
Atendiendo a la múltiple información que ha surgido en torno a este enfermedad y que mantiene en cuarentena a la población, Amapola. Periodismo transgresor buscó a especialistas en el tema para disipar dudas y reforzar información que está surgiendo, pues una parte de la población entró en pánico y otra piensa que lo que se está haciendo es exagerado.
CORONAVIRUS
La doctora en Ciencias por la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Berenice Illades Aguiar, en entrevista explica lo que acontece ante el coronavirus.
Recuerda que en ningún otro momento se tuvo en el país una pandemia como la que se vive, aunque en otros tiempos apareció el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) y en el 2009 la influenza.
Sin embargo, expone que el coronavirus no tiene la letalidad del resto de los virus mencionados, pero el Covid-19 tiene otras particularidades, por los que está alcanzando niveles globales.
La doctora manifiesta que este virus tiene un alto nivel de transmisibilidad, incluso se puede transmitir dos o tres veces más rápido que una gripe común, por lo que ahora el coronavirus ya es una pandemia.
Menciona que el tamaño del virus es de 20 nanómetros, que incluso un cubrebocas traspasa sus poros, sólo puede verse a través de un microscopio electrónico, lo que ya volvió un problema de salud pública.
La incubación de este es largo, puede pasar hasta un mes para presentar síntomas, pero durante ese tiempo se continúa el contagio de persona en persona, lo que finalmente ocasiona problemas fuertes no solo en la salud, también en el ámbito económico, social, psicólogico, esto indica que después del Covid-19 el mundo no será el mismo, dice la académica.
En el artículo de opinión Disecciones, que se publica en el medio digital Pie de Página, el 15 de marzo Gustavo Capdevila escribe: “La crisis del coronavirus es una amenaza a la salud pública, pero también a la economía. Desencadenará recesión en algunos países y una desaceleración del crecimiento anual en el mundo por debajo del 2.5 por ciento. Éste se acepta a menudo como umbral del estancamiento de la economía global”.
La también académica de la Uagro reconoce a la Secretaría de Salud (SSA) federal el trabajo que está haciendo al respecto, y que debe quedar claro que es imposible hacer pruebas a todo el mundo, a los 130 millones de habitantes, para saber quiénes tienen y quienes no el virus, pues además los recursos económicos, humanos y de infraestructura en el país no dan para tanto.
Para ella es importante que las pruebas que se tienen en México se enfoquen en los casos que ya llegan a los hospitales para dar la atención apropiada.
Hace énfasis de que muchas personas ni siquiera se darán cuenta que tienen el virus, no van a presentar los síntomas o apenas y les dará una gripe o escalofríos.
Se calcula que un determinado tiempo, quizá en meses va a llegar a toda la población, o al menos en el 70 por ciento de esta, y a un 15 por ciento le darán los síntomas clásicos, como tos seca, fiebre, dolor de cabeza y quizá problemas respiratorios fuertes.
Sin embargo los que se pueden agravar, e incluso llegar hasta la muerte son aquellas personas que tienen cormovilidades, que son estados de salud que la dificultan como la diabetes e hipertensión, e incluso en las mujeres embarazadas.
El primer hombre que murió en el país tenía 41 años, era joven pero tenía diabetes, es lo que acabó con su vida.
La doctora dice que en estos momentos lo que se quiere es mitigar el virus, que incluso hay más número de infectados en relación a las cifras oficiales.
“Claro que son más, esta es una realidad, o sea estos son los oficiales, no es que estén maquillando cifras, es que esos son los que han detectado, hay más casos de esos. Entonces lo que se tiene que hacer en este momento se les está pidiendo a todos el aislamiento voluntario”.
EL PÁNICO Y LA SICOSIS
Mientras que el doctor en Biología Molecular con especialidad en Virología, Oscar del Moral Hernández expresa que lo que se está viviendo es una situación grave, pero que se puede colaborar para que sea lo menos drástica posible.
Ante la información que está surgiendo por este virus se está provocando desinformación y pánico en la población.
Recientemente en Amapola. Periodismo transgresor se publicó sobre las compras compulsivas de la población, en las tiendas convencionales los carritos estaban repletos de artículos como alcohol, gel antibacterial, papel de baño, pañales, esto luego de que se conoció el primer caso de infectado en Guerrero.
Para el también director de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas de la Uagro es importante estar informado por fuentes confiables, pues hay incluso grupos religiosos que dicen que es el fin del mundo.
Pide guardar la calma, no caer en pánico, por ejemplo sino hay gel antibacterial en la tienda no hay que preocuparse, pues si se está en casa sólo es necesaria el agua y el jabón, pero si se está en la calle se pueden usar insumos alternativos como el propio alcohol al 70 por ciento; solución de cloro al 1 por ciento; toallitas húmedas remojadas con alcohol o agua oxigenada al .5 por ciento.
En la plataforma web que habilitó la facultad hay información al respecto, del cómo hacer uso de estos medios sin caer en pánico.
“Independientemente de lo que haga el gobierno nosotros tenemos que contribuir de manera voluntaria, de manera civilizada, porque todos vamos a salir perdiendo si llegamos a la situación de Italia, imagínese en un momento donde la policía tenga que estar en las calles porque esté prohibido transitar, donde no haya nada abierto, tenga desabasto de comida, y donde se estén muriendo en las casas”, puntualiza.
Dice que es un virus que llegó para quedarse, además de que es irremediable que todos terminen infectándose, pero eso no debe asustar a la gente, solo entender cómo funciona.
LAS RECOMENDACIONES
La doctora Berenice Illades recomienda mantenerse en casa, salir a lo necesario, no estar en sitios aglomerados, no saludar de mano, saber estornudar, lavarse las manos continuamente para ayudar a inhabilitar el virus.
Tomar estas medidas sí son ciertas, no son exageraciones y es necesario colaborar para evitar que se expanda más rápidamente el virus.
“Nos están diciendo aislamiento voluntario (…)Entonces si están calculando que un mes no podemos salir, bueno que voy a tener en casa, cosas que no se me echen a perder, arroz, frijol, lenteja, agua embotellada, prever que tengas gas”, esto como medida precautoria sin vaciar los estantes de los supermercados.
Considera que la estrategia que se está efectuando es buena, que el sector salud tiene un papel importante, pero si la sociedad no responde a las indicaciones no hay manera de resolver.
“Diría a la sociedad que tengan confianza en los expertos del área de la salud, lo que están informando lo hacen porque saben cómo se comportan las epidemias y ya se conoce cómo se ha comportado en otros países”.
LA POBLACIÓN QUE DEBE CONTINUAR LABORANDO Y SALIR A LA CALLE
Oficialmente las autoridades del estado informaron que se acataría la suspensión de clases y actividades laborales como se determinó en el gobierno federal, a partir del 20 de marzo hasta el 20 de abril.
Para una parte de la población es difícil atender este llamado, porque si no trabajan un día no tiene para comer, otros más porque si no se presentan a laborar podrían ser despedidos.
Hay padres incluso que están en la encrucijada de cuidar a los hijos que les suspendieron clases o guardería, o atender el trabajo.
De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la realidad mundial es ésta, la pandemia puede provocar la pérdida de 25 millones de empleos en el orbe. Ya dejó a casi 850 millones de niños y jóvenes –la mitad de la población estudiantil mundial– sin clases, debido a las medidas de contención adoptadas por 104 naciones.
Mientras el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el país, Carlos Salazar, señala que algunas previsiones anticipan que la afectación de la economía sería de menos 4 por ciento, lo cual podría traducirse en la pérdida de 800 mil empleos, por lo que hizo un llamado a que se establezca una comisión económica integrada por sindicatos, empresarios, trabajadores y gobierno.
Tanto el doctor Oscar del Moral y la doctora Berenice Illades coinciden en que el gobierno sea federal, estatal o municipal debería ofrecer alternativas integrales para no afectar a esta población que debe salir a trabajar y así sumarlos a formar parte del resguardo domiciliario, o insistir en extremar las medidas de higiene en la calle o las oficinas cuando se tenga contacto con la gente, como en el caso de los bancos.
“Le toca decir al gobierno, yo te afecté tantos días, no pudiste trabajar, pero ¿De qué manera voy a tratar de compensar esta parte?. Todos vamos a salir perdiendo, la idea es que perdamos lo menor posible, y que no sean vidas lo que perdamos”, externó el director de la facultad.
Se espera haya un cambio a partir de lo que se está viviendo, tener más precaución con la salud y mejores medidas de higiene.
EVITAR EL COLAPSO HOSPITALARIO
Este virus tiene una tasa baja de mortalidad, de cada 100 que se infecten dos o tres van a morir, si se compara con la influenza es más baja la tasa, de esta pueden morir del 4 al 5 por ciento por cada 100 habitantes, es decir unas 50 personas, explica Berenice Illades.
Lo importante es alargar el tiempo de infección, si en dos semanas se infectaría la población sea en un año, para que los casos graves puedan atenderse en los hospitales, pues son necesarios los cuidados intensivos para evitar que mueran, detalla Oscar del Moral.
En el estado el equipo de respiradores y ventiladores son escasos y no habría posibilidad de atender a toda la población; además de que se debe ser consciente que los médicos y enfermeras también se contagian.
Si es mucha la población que se enferma al mismo tiempo no va a haber soporte de salud que lo atienda, como es el caso de España que los están atendiendo en hoteles mientras que en China hicieron un hospital en días, pero en México la realidad es otra.
Ante ello la especialista reitera que la estrategia es “aplanar la curva”, es decir que los que se van enfermando no sea al mismo tiempo, pues no habría capacidad de atenderlos en el sector salud. La académica recuerda que en el estado apenas existen una 1,500 camillas, aunado a ello hay pacientes que ocupan los hospitales por otras circunstancias. (amapolaperiodismo.com).

1 comentario:

Muchas gracias por leer La Crónica, Vespertino de Chilpancingo, Realice su comentario.