martes, 4 de febrero de 2020

POLICRÓNICA

Inseguridad…Después de una calma chicha durante 31 días, mes de enero del 2020, en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, comenzó febrero, segundo mes del año, repunta la violencia y la inseguridad pública, los tres órdenes de Gobierno quitados de la pena, como alcalde perredista  que se avergüenza hasta del apellido de su progenitora Beltrán.

Apenas iba terminando el primer mes del 2020, cuando se desató la violencia en Chilpancingo, a manera de preámbulo, se reportaron  balaceras, posteriormente se confirmarían personas sin vida en la capital  del estado de Guerrero El primer puente largo vacacional con motivo del “Día de la Constitución”—miércoles 5 de febrero— se tiñó de sangre, y el presidente municipal de Chilpancingo, por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Antonio Gaspar Beltrán, no dio la cara   en su Facebok en donde dicen que ya es el “reygastar”. Definitivamente hubo tranquilidad  en la medianía durante el mes de enero, pareciera que los grupos delincuenciales habrían dado tregua, pero seguramente no hubo cumplimiento quien sabe quien rompió la paz y tranquilidad, por ello comenzaron el mes de san Valentín, con balazos y sin abrazos. Gaspar Beltrán se ha declarado incompetente en materia de seguridad pública, llorando amargamente como la “Magdalena” que solamente tiene 50 policías  para 300 mil habitantes. El viernes por la tarde-noche y durante el sábado, hubo reporte de balaceras, para después confirmarse de un  hombre asesinado a balazos en la colonia Bellavista, al poniente de la capital del estado de Guerrero. De acuerdo con un reporte oficial, aproximadamente a las 11:30 de la noche del sábado, reportaron detonaciones en la colonia Obrera, la cual colinda con la Bellavista. También hubo de manera simultánea reportes de balaceras en Los Ángeles, San Antonio, Emiliano Zapata y cerca de La Alameda Francisco Granados Maldonado. Las corporaciones policiacas se movilizaron y aproximadamente a las 00:20 horas de este domingo localizaron al hombre asesinado a balazos cerca del centro de salud de dicha colonia. La delincuencia siguió operando el segundo día de febrero, el domingo 2, el líder transportista de la línea de taxis Diamante, Germaín Alan “N”, fue asesinado a balazos en la colonia Anáhuac de la capital. El reporte indica que eran las 19:30 horas de la noche del domingo, cuando se alertó a través del número de emergencias 911 que había un ataque armado afuera de las oficinas del sitio. Al llegar la Policía Estatal corroboró que el también subdelegado de la Dirección de Transportes y Vialidad de Ayutla de los Libres, lo habían trasladado en su mismo auto Nissan Tsuru al hospital. La versión de la policía indicó que, cuando llegaba el líder transportista a sus oficinas, fue atacado a balazos. Cuando era atendido en el hospital, Germain Alan perdió la vida. Este es el panorama sangriento que se vive en el municipio de Chilpancingo y es el que nos ofrece el pomposamente llamado “Gobierno de la Gente” del Partido de la Revolución Democrática (PRD), encabezado por Antonio Gaspar Beltrán, que al fin de cuentas le está quedando muy grande el cargo, pese a que en campaña se comprometió  en devolverle a los capitalinos la paz y tranquilidad perdida. Eso le generó de alguna manera sufragios para que llegara a la presidencia municipal de la capital de Guerrero, además  de los más de 6 mil votos al aliarse con el Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), pero como todo un malagradecido, ahora  con desprecio afirma que  “fueron los votos de la gente los que lo llevaron a ganar la presidencia municipal, con lo que se logró por primera vez la alternancia”.  Totalmente falso, porque si hubieran sido esos sufragios, por segunda ocasión hubiera perdido, y todavía se ufana el edil perredista que en un primer momento, resultó “inexplicable” cómo alguien pudo ganar a la ola guinda, y reveló que el “secreto” para lograr el triunfo fue debido a la alianza que hizo con el pueblo. ¿Usted cree esa semenjante majadería, dirán lo mismo los dirigentes de los dos partidos?, cuando andaba llorando porque casi la candidata del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Silvia Alemán Mundo casi lo tumba del supuesto triunfo que hoy como Pinocho se vanagloria, ese cuento que se lo ofrezca y se lo crean  las personas que no supieron que hasta sudaba frío y caliente cuando estaba a punto de perder en los tribunales electorales, pero hubo una alma caritativa, que “paró en seco” a la catedrática universitaria con sus impugnaciones. A 17 meses de estar en el cargo,  Antonio Gaspar Beltrán, no ha podido cumplir sus compromisos, por su incapacidad en ofrecer seguridad pública se han enlutado muchas familias. Ahora nos sale el edil perredista con una baba de perico, al afirmar que su administración cuenta con solamente 50 policías preventivos por turno, para atender a “casi 300 mil habitantes y 42 comunidades”. Esta declaración de lloriqueo que ya es parte de su personalidad de Antonio Gaspar Beltrán, la hizo en su participación en la reunión del Grupo Chilpo, en conocido hotel al sur de la ciudad,  pero  como todo un cínico se dijo “satisfecho por el tema de incidencia delictiva que, de acuerdo a cifras oficiales del gobierno federal, va a la baja”. Es una falacia de que vaya a la baja el índice delictivo, localmente nadie nos puede engañar, porque aquí vivimos y se puede refutar sus dichos por esas familias que han sufrido la pérdida de un ser querido. También es falso de que cuando el gobierno federal dice que van disminuyendo los homicidios y delitos, “la delincuencia se pone a trabajar más duro, como si fuera una competencia”. Eso solamente existe en la mente torcida del presidente municipal de Chilpancingo el perredista Antonio Gaspar Beltrán, quien por cierto se avergüenza del apellido de su madre Beltrán, porque no quiere que lo ligen  con el crimen organizado de los hermanos  Beltrán Leyva, quienes en su tiempo fueron los señores y amos del terror, de la hora y cuchillo en Guerrero. Por eso, en todos sus promocionales y propaganda no aparece su nombre completo, egocéntricamente le gusta que le digan “Toño Gaspar”, para nosotros sería “Toño Gaspeor” sin el apelativo de su señora mamá y que culpa tiene ella en llevar el Beltrán y si tiene alguna relación como familia, no es su culpa, ni del alcalde que anden en actividades ilícitas sus presuntos familiares. Pero bueno, ese es su problema de Antonio Gaspar Beltrán si no le gusta su último apellido, ahora hay facilidades  que vaya al Registro Civil y se cambie el apellido y listo. Ese es su lío, lo que a los ciudadanos de Chilpancingo le interesa es que no esté en riesgo su integridad física, familia y patrimonio, porque ya no hay seguridad en ninguna parte del municipio, prueba de ello que el dirigente de taxistas lo asesinaron cuando iba llegando a su oficina. Ahora sale con una verdadera grosería, para no escribir con una  kilométrica “jalada”, como dijeran los chavos de ahora, Gaspar Beltrán informó que ya hay dos drones para monitorear la ciudad de Chilpancingo, según le está apostando a la videovigilancia para disminuir los índices delictivos ante el escaso número de policías municipales. Si realmente ya existe ese nuevo sistema, entonces queremos entender que todos los crímenes registrados en los primeros tres días del mes del amor y la amistad, ya están esclarecidos, o por lo menos ya se sabe quienes cometieron los aberrantes hechos. Pero no es todo, dio a conocer que se invertirán siete millones de pesos para la instalación de 36 cámaras de videovigilancia en 12 puntos de la ciudad capital del estado de Guerrero, Chilpancingo, las cuales tendrán un alcance de siete kilómetros de vigilancia para frenar la delincuencia. Otro megainsulto para la inteligencia de los capitalinos, al sostener que  el proyecto de videovigilancia reforzará la seguridad pública, debido a que Chilpancingo cuenta con 120 policías municipales, pero por permisos, laboran 50 agentes por turno y atienden a una ciudad de 300 mil ciudadanos y 42 comunidades. El proyecto del C-2 que está casi terminado para su operación desde nuestra percepción y compartida con muchos ciudadanos que hemos consultado, responsablemente nos han sintetizado su afirmación “que no sirve para nada, ahí está el C-4 y el 911, sirven para maldita la cosa”. Entonces es una inversión echada a la basura, pero  el ganón, fue Gaspar Beltrán al llevarse una  comisión no menor del 10 por ciento incluido hasta el Impuesto al Valor Agregado que tiene que pagar el empresario que está haciendo los trabajos de colocación de las videocámaras. Entonces nos queda claro, que no hay nada que garantice la seguridad de los ciudadanos de Chilpancingo, lo único que está haciendo  Gaspar Beltrán, es gastar un dinero, que bien podría servir para pagar adeudos por más de 27 millones que debe la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) a la Comisión Federal de Electricidad, por lo que actualmente la mayoría de capitalinos no están recibiendo el vital líquido, y los principales afectados son los que pagan puntualmente sus recibos. La incapacidad del presidente municipal está demostrada en 17 meses de su gestión, y no se observa que vaya realmente a cambiar como lo había ofrecido en campaña. Dice el refrán popular amigo Antonio “Gastar” ó Antonio Gaspeor. “De lengua me como un plato”.…Proceso…El Consejo de Administración de Comunicación e Información (CISA), empresa editora de la revista Proceso, ha designado al periodista Jorge Carrasco Araizaga como director del semanario y de sus servicios informativos partir del 1 de febrero.El nuevo director sustituye al periodista Rafael Rodríguez Castañeda, quien a fines del año pasado anunció su retiro luego de 21 años al frente de la revista y de haber participado en su fundación en 1976, junto con los periodistas Julio Scherer García y Vicente Leñero.Con la tarea de mantener el legado de sus fundadores y tras 15 años como reportero de Proceso, Jorge Carrasco Araizaga es el tercer director del semanario, dirigido en sus primeras dos décadas por Scherer García, fallecido en enero de 2015. Licenciado en periodismo por la UNAM y egresado del master de periodismo del periódico El País, de España, Jorge Carrasco Araizaga fue corresponsal en Santiago de Chile para la agencia de noticias Notimex durante el fin de la dictadura militar y el inicio de la transición política en ese país. Desde la capital chilena, estableció la oficina subregional de la agencia para América del Sur, que incluía Argentina, Bolivia y Perú. Como reportero del periódico El Economista, estuvo a cargo de la cobertura de las negociaciones y puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio en América del Norte, ahora Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). En el periódico Reforma fue parte de la unidad de investigación, donde se concentró en asuntos de seguridad y justicia. Ha participado en investigaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés); entre ellas, Los Papeles de Panamá, que le valió a esa organización el Premio Pulitzer 2017. Jorge Carrasco Araizga fue jefe de la oficina de prensa del secretario general de Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana durante la gestión de Boutros Boutros Ghali, y desde hace una década es profesor de periodismo. Desde 2009, realizó suplencias en la subdirección de Proceso durante la gestión del también fundador del semanario Salvador Corro Ortiz, quien se retiró en 2019.

1 comentario:

Muchas gracias por leer La Crónica, Vespertino de Chilpancingo, Realice su comentario.