viernes, 21 de octubre de 2022

𝗟𝗼𝘀 𝗚𝘂𝗶𝗹𝗶𝗹𝗲𝘀

𝓒é𝓼𝓪𝓻 𝓖𝓸𝓷𝔃á𝓵𝓮𝔃 𝓖𝓾𝓮𝓻𝓻𝓮𝓻𝓸

Después de más de 60 años, conviene recordar cómo se ha ido transformando todo, más en las actividades del campo.

En esta ocasión me permito compartir un tema que se refiere al medio de transporte más popular en mi tierra Copala y quizá en toda la Costa Chica, en los años 1950-1980.


Aunque en la actualidad aún se pueden encontrar. Me refiero a los hermosos Guililes.          

Para muchos paisanos de la época,  seguramente este instrumento de trabajo duro es inolvidable ya que nos permitia transportar varios  productos, pero  especialmente  cocos, mazorcas de maíz, etc.        

Los Guililes eran fabricados por los campesinos exclusivamente, utilizando el ingenio artesanal y de acuerdo a lo que deseaba transportar. De tal manera que también se elaboraban Guililes para "acarrear" agua del río o de los manantiales, por supuesto adaptados a las necesidades del transporte.      

Los tipos de Guililes se hacían con madera, reatas, bejucos, y en formas diferentes, de tal manera que la carga determinaba la forma del Guilile.            

Los Guililes forzosamente requerían del apoyo de algún caballo, yegua, burro, burra,  macho o mula.              

Fue muy común el uso del Guilile hasta antes de los ochentas en que se empieza a utilizar las también históricas "carretas".  Tema que pronto también abordaremos.                      

Desde luego después de los años ochentas ya se utilizan las modernas  camionetas de doble rodada y tractores especiales para trasladar cosechas y productos de los terrenos y huertas en condiciones intransitables.                        

Los Guililes, fueron en esa época, herramientas de trabajo indispensables. En cada hogar se podía encontrar hasta 2 o 3 tipos de ellos, dependiendo de las cantidades de cosechas.    

En nuestro caso recuerdo que mi Abuelo tenía dos y mi padre uno.                 Y mi hermano y yo otro par para los viajes exclusivos para colocar los 2 "cantaros" de agua que vendíamos a nuestras vecinas.        

Así, los Guililes fueron de un gran apoyo y utilidad para realizar nuestras rudas y diarias tareas campesinas.  

Por ello sería muy interesante que los ayuntamientos implementarán un espacio cultural y ahí exponer los Guililes y otros utensilios que fueron la base del trabajo productivo de  nuestros tiempos, y que las nuevas generaciones aprecien el ingenio y creatividad de nuestros mayores.

El Centro Cultural Municipal bien podría albergar varios medios de trabajo que se van perdiendo, como los Pilones y sus respectivas Manos para "apilar" el arroz, los "metates" y su mano para "echar" las "memelas", los "matates", etc. etc.          

Las autoridades tienen la palabra. Ya veremos.


 #𝗤𝘂é𝗱𝗮𝘁𝗲𝗘𝗻𝗖𝗮𝘀𝗮. 🏡 💙

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por leer La Crónica, Vespertino de Chilpancingo, Realice su comentario.