martes, 8 de noviembre de 2022

饾棓饾椆饾棿饾椉 饾椇谩饾榾 饾椌饾槀饾棽 饾椊饾棶饾椆饾棶饾棷饾椏饾棶饾榾


 


饾檺饾檷饾檪饾檧 饾檲饾檺饾樋饾樇饾檷 饾樋饾檧 饾樇饾檮饾檷饾檧饾檸 饾檾 饾檲饾樇饾樋饾檺饾檷饾樇饾檷 饾樋饾檧 饾檻饾檮饾檧饾檳饾檹饾檴饾檸

 

“饾槗饾槹 饾樀饾槼饾槩饾槾饾槫饾槮饾槸饾槬饾槮饾槸饾樀饾槮 饾槼饾槩饾槬饾槳饾槫饾槩 饾槮饾槸 饾槬饾槮饾槾饾槷饾槩饾槸饾樀饾槮饾槶饾槩饾槼 饾槶饾槹饾槾 饾槾饾槳饾槾饾樀饾槮饾槷饾槩饾槾 饾槻饾樁饾槮 饾槺饾槮饾槼饾槺饾槮饾樀煤饾槩饾槸 饾槮饾槶 饾槬饾槮饾槶饾槳饾槼饾槳饾槹 饾樅 饾槮饾槸 饾槩饾槪饾槩饾槾饾樀饾槮饾槫饾槮饾槼 饾槶饾槹饾槾 饾槷茅饾樀饾槹饾槬饾槹饾槾 饾槻饾樁饾槮 饾槺饾槼饾槹饾槺饾槳饾槫饾槳饾槩饾槸 饾槮饾槶 饾槫饾樁饾槶饾樀饾槳饾樂饾槹 饾槬饾槮饾槶 饾槩饾槪饾槼饾槩饾樆饾槹”.

 

=============================

饾挶铆饾捀饾搲鈩答潛 饾挒饾挭鈩涴潚烉潚劕饾挏 鈩嬧劙鈩涒剾鈩扳剾饾挭/ 鈩梆潛堭潚葛潛囸潚攫潛夆劥饾搰 鈩梆潛堭潛咅潚睹扁劥饾搧


============================= 

El ma帽ana tiene necesidad de aires nuevos. Nada est谩 predeterminado, todo se puede modificar. Si el cultivo del arte nos pone alas creativas, tambi茅n las letras como las ciencias son una herramienta muy valiosa para comprender el mundo que nos rodea. Sin duda, son esos orbes, ya sea el cient铆fico o el literario/art铆stico, el que nos pone en camino del asombro, para no dejar que la vida de los pueblos se reduzca 煤nicamente a un juego entre los poderosos. Hoy, en la sociedad globalizada, se requieren de otras siembras m谩s cabales que nos fraternicen, poni茅ndonos en disposici贸n de suprimir las guerras de la faz de la tierra. Nunca han tenido sentido los combates. Tenemos que derrotar a las fuerzas del mal. Son una ruina destructiva, que aparte de matarnos el coraz贸n, nos dejan enfrentados. La paz espera con urgencia a sus art铆fices. Es cuesti贸n de estar unos con otros, pero jam谩s unos contra otros. Tal vez, para ello, debamos reforzar nuestra propia sensibilidad sobre los v铆nculos, cultivando una actitud de uni贸n y no de divisi贸n, de actitud contemplativa y no devastadora, de cercan铆a y de comprensi贸n en suma. Desde luego, las corporaciones familiares han de conceptuarse por su capacidad para hacer que las personas vivan radiantes. 

Afortunadamente, el planeta a煤n est谩 a tiempo de modificar espacios adversos. Indudablemente, tenemos que reorientarnos como casa com煤n, pero tambi茅n tenemos que juntarnos para reflexionar sobre c贸mo volver a un futuro m谩s esperanzador, donde todos formemos parte, dejando o铆rnos y aprendiendo a escucharnos. Crear conocimiento y comprensi贸n a trav茅s de los caminos de profundizaci贸n recorridos, nos equipa para hallar soluciones a los agudos desaf铆os econ贸micos, sociales y ambientales de la actualidad, mejorando de este modo nuestras propias agrupaciones. Corre prisa hacerlo, porque no hay 茅tica sin est茅tica como tampoco econom铆a saludable sin un astro sano. Hemos de regresar cuanto antes al boscaje del verso, a la forestaci贸n de la palabra correspondida, al territorio del alma que se entrega, reviviendo otros 谩mbitos m谩s equitativos. Ve谩monos en el mundo, cuando menos para forjar otros horizontes m谩s n铆veos, que conlleven esa dimensi贸n po茅tica que nos hace crecer en la inspiraci贸n y en el trabajo conjunto. Al fin y al cabo, lo trascendente radica en desmantelar los sistemas que perpet煤an el delirio y en abastecer los m茅todos que propician el cultivo del abrazo.

As铆 es, nos necesitamos en aproximaci贸n de pulsos, ante la multitud de emergencias que nos acorralan; y que pasa por comenzar eliminando las armas nucleares, para finalizar educando en la belleza, a trav茅s de sus tres lenguajes: el de las manos, el del esp铆ritu y el de la imaginaci贸n. 脷nicamente, de este modo, podremos reconstruir un destino universal y reencontrarnos m谩s all谩 de los esquemas mundanos, que por otra parte suelen desconcertarnos, sobre todo cuando se convierten en un mercado de intereses, de negocios y beneficios. En demasiadas ocasiones, se echa en falta ese tornado que todo lo despoja y participa, m谩xime en este instante en el que las divisiones se hacen m谩s profundas y la desigualdad aumenta, la gente sufre m谩s de lo debido y nos encaminamos hacia un desastre clim谩tico del que ninguna regi贸n est谩 a salvo. Tal vez sea significativo, pues, que aprendamos a hacer que fructifique el don de la vida, ofreci茅ndonos para activar el beneficio del gozo vivido, que no es otro que nuestra existencia vertida en los peque帽os gestos de cada d铆a, de auxilio y ofrenda. Lo importante es no decaer en el compromiso, sino m谩s bien que se active en solidaridad permanente, uno de los nutrientes esenciales para afrontar los desaf铆os actuales. 

Siempre en b煤squeda, con aires nuevos y vientos maduros; sin superioridad entre an谩logos y en guardia permanente. Esto ser谩 un buen modo de avanzar humanamente y de ponernos en marcha. Lo primordial radica en estar siempre en camino, en cabalgar por los sue帽os y en no desfallecer jam谩s. Creo que este es el modo de rehacerse, de poner los labios internos ante el drama de la vida, de activar un porvenir que no puede paralizarse. Sabemos que los desaf铆os son enormes y desastrosos, pero tenemos el deber de actuar cada cual desde su misi贸n, con esp铆ritu cooperante y desvelo colaborador. La haza帽a es grande, pero no imposible, se trata de encontrar soluciones comunes a los problemas habituales, bajo el tono de la buena voluntad y el timbre de la confianza. El d铆a que la humanidad deje de trabajar ego铆stamente, para sorpresa de todos, habremos conseguido una familia unida e indivisible, siempre dispuesta a que nada de lo humano le resulte extra帽o. Ser谩 el gran avance interior, lo 煤nico que puede transfigurarnos como una gran coalici贸n de seres pensantes, para dar respuestas que nos concierten como humanidad enhebrada en la concordia. No olvidemos que las contiendas tienen su manantial en nuestra propia mente y, como tal, deben diluirse en la mano extendida como baluarte de quietud y acogida.


corcoba@telefonica.net

06 de noviembre de 2022.-

#饾棨饾槀茅饾棻饾棶饾榿饾棽饾棙饾椈饾棖饾棶饾榾饾棶. 馃彙 馃挋

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por leer La Cr贸nica, Vespertino de Chilpancingo, Realice su comentario.